Los colores de la vida

Usted está aquí

Los colores de la vida

Pocas veces hemos podido presenciar una iglesia más colorida y con más vida que esta que hoy traemos aquí. Tenemos que ir hasta Reino Unido, concretamente hasta la iglesia Saint John, al norte del condado de Lincolnshire para encontrar esta joya. Aquí la artista Liz West ha decidido innovar y jugar con la luz, los colores, llenando todo un templo de espejos circulares en el suelo de la planta principal del edificio religioso. De tal forma que, este templo neogótico adquiere una magia singular que hace las delicias de todo aquel que accede a su interior.

Son muchas las variantes de colores que encontramos en la superficie de esta simpática iglesia. El amarillo, morado, azul, rojo y otras tonalidades se reparten entre los 700 círculos que Liz West ha colocado a conciencia. El objetivo no es otro que la búsqueda de un efecto reflejo fruto de la luz del sol que entra por los ventanales de la iglesia. Según las horas del día, la luz solar cambia de posición y permite que los espejos capten de forma diferente los colores, variando la luminosidad del edificio. Este goce de sensaciones visuales contrasta con la oscuridad y la calma cuando llega la noche.

Con la refracción de los espejos, se enfatizan las diferentes épocas históricas del edificio religioso y se consigue así revivir la historia del mismo. Pero si hay algo en común con otras iglesias es el uso del vidrio, pues dentro del estilo gótico siempre ha sido habitual ver vidrieras de colores que con la intervención del sol parecen cobrar vida. En definitiva, Liz West consigue dotar a esta iglesia neogótica de un aire alternativo y diferente dentro de unos espacios tradicionales. Otra forma sin duda de entender la forma de hacer arte moderno y alternativo, más allá del uso de la vía pública.

*Fotografía extraída de culturainquieta.com

Posted by Ohcua.es